Medicina del deporte

A través de una prueba de esfuerzo podrás controlar tu ritmo, potenciar tus puntos fuertes y, lo más importante, aprender cuáles son tus límites para no arriesgar tu vida durante la competición.

Nuestros médicos valorarán tu salud a lo largo de las distintas etapas del esfuerzo, desde el reposo hasta alcanzar el máximo nivel y, de esta forma, darte las recomendaciones de intensidad de ejercicio para tus entrenamientos.

En qué consiste la prueba de esfuerzo

A través del ejercicio en cinta o en bici, nuestros profesionales te realizarán un seguimiento y monitorización de tu ritmo cardíaco, te medirán la presión arterial y te analizarán los gases respiratorios en reposo, en esfuerzo y en recuperación.

Por otro lado, mediante el test de lactato (opcional) se te hará una valoración complementaria de la transición aeróbica-anaeróbica, así como de la recuperación. Es un test recomendado previamente a competiciones para determinar ritmos óptimos según la distancia. Los test de lactato se diseñan según el momento de la temporada del atleta y se realizan mediante la extracción de varias muestras sanguíneas de sangre capilar.

Así mismo estas pruebas de esfuerzo, con medición de lactato son especialmente útiles en valoración de discapacidades para determinadas patologías, como el Síndrome de Fatiga Crónica.

Beneficios de la prueba de esfuerzo

  • Cualquier tipo de deportista: amateur o profesional
  • Conocer cuáles son tus límites
  • Potenciar tu ritmo
  • Prevenir problemas cardíacos antes de una carrera